Otra biblioteca antigua

Otra biblioteca antigua era la de Sevilla, ésta perteneció a Isidoro, obispo de la ciudad desde los años 600 a 636 y autor de las mencionadas. Además de textos cristianos, esta biblioteca sin duda incluye muchas obras seculares, y ello a pesar de que el obispo pensaba que éstas no eran lectura apropiada para sus monjes.

Los libros de lsidoro desaparecieron, pero sabemos qué había en su biblioteca porque compuso una serie de versos que colgó en puertas y anaqueles. Los primeros versos son bastante claros: Hay aquí multitud de libros, sagrados y seculares». Otros versos nos permiten saber que, entre los autores cristianos, poseía obras de Orígenes, Eusebio, Crisóstomo, Ambrosio, Agustín y Jerónimo, mientras que entre los seculares se contaban Paulo (poesía), Cayo (derecho), Hipócrates y Galeno (medicina)

Sin embargo, las escuelas clásicas de la antigüedad fueron cerrando una a una (Justiniano, recordemos, cerró la academia ateniense en el 529), por lo que para mediados del siglo VI solo las de Constantinopla y Alejandría se mantenían. El cierre de las escuelas estuvo acompañado por una reducción del abanico de obras leídas.

Después del siglo III se hace cada vez menos común encontrar a hombres educados que posean conocimientos de textos que no hayan llegado hasta el mundo moderno. En la actualidad, los estudiosos creen que esto evidencia una situación en la que un maestro eminente (Eugenio es un candidato) elaboró un programa de estudios que resultó tan efectivo que todas las demás escuelas lo copiaron. «Con el declive general de cultura y el empobrecimiento del imperio ningún texto fuera del abanico propuesto se leyó y copio con la frecuencia necesaria para garantizar su supervivencia.
Por ejemplo, se seleccionaron siete tragedias de Esquilo y siete de Sófocles, y ésas son todas las que conocemos Hacia finales del siglo VI la decadencia del estudio y la cultura era ya grave. Las únicas instituciones educativas clave en la parte más importante del imperio eran la universidad imperial en Constantinopla fundada hacia el año 425, y una academia clerical dirigida por el patriarcado. Para esta fecha la escuela de Alejandría había quedado ais ada. Y antes de que la situación mejorará, surgió una controversia tristemente célebre sobre la veneración de las imágenes.

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *