LA NUEVA FORMA DE MEDIR EL TIEMPO.

Con los nuevos tiempos, los nuevos avances en tecnología y la irrupción de los smartphones en nuestras vidas como dispositivos imprescindibles en la vida de las personas se hace necesario adaptar todos los dispositivos electrónicos a nuestros teléfonos móviles.

Así como el reloj de bolsillo se apartó para dejar paso al reloj de pulsera, mucho más cómodo de llevar, ahora los smartwatch están desplazando en ventas a los relojes de pulsera.

Este tipo de reloj inteligente proporciona a los usuarios una nueva experiencia tecnológica, no sólo tenemos en la muñeca un dispositivo que nos da la hora, tenemos un dispositivo que puede conectarse con nuestro Smartphone y obtener del mismo mucha información para mostrar en tu reloj como puede ser el tiempo, tus citas del día, etc. Con este tipo de dispositivos tenemos la información que necesitamos con un simple movimiento del brazo.

Este tipo de relojes inteligentes no sólo nos proporcionan información en relación con el tiempo y la hora, también podemos ver si hemos recibido watsapps, llamadas perdidas y muchos más datos adicionales.

COMPARATIVA. RELOJES DE PULSERA VS SMARTWATCHES

Los smartwatches son unos dispositivos que nos permiten estar siempre conectados y no sólo obtienen información directamente del Smartphone sino que ellos mismos tienen aplicaciones propias como puede ser un podómetro, medidor de ritmo cardiaco, contador de calorías y otras muchas aplicaciones. También se pueden realizar llamadas directamente desde nuestro reloj y incluso ver los watsapps recibidos hasta el momento.

Los smartwatches actuales tienen un diseño muy bueno con unos acabados en aluminio que los hace muy elegantes y una pantalla que, aunque pequeña, tiene una resolución excelente para poder ver los datos de un solo vistazo. Asimismo las pulseras son fácilmente intercambiables y puedes tener varias pulseras distintas para intercambiar según la situación en que vayas a usar tu smartwatch cosa que con los antiguos relojes de pulsera era una opción bastante más compleja.

La única pega que podemos achacar a los smartwatches es su escasa autonomía en comparación con los relojes de pulsera. Mientras un reloj de pulsera, por muchas funciones que tenga, puede tener una autonomía de años con la misma pila un smartwatch tiene una autonomía mucho más limitada. Algunos modelos, según su funcionamiento y optimización pueden durar 30 días mientras que otros habrá que recargarlos a los dos días de uso.

Aun así los antiguos relojes de pulsera siguen teniendo un gran encanto y la posibilidad de no tener que estar pendiente de recargar la batería para poder ver la hora los convierte en un regalo perfecto para cualquier amigo o familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *